Tratamiento de prostatitis

La inflamación de la próstata (prostatitis) es una afección común que afecta a más del 80% de los hombres mayores de 30 años. La ausencia de síntomas graves y la falta de voluntad para ver a un médico conduce a complicaciones peligrosas y a la formación de una forma crónica. Los exámenes preventivos regulares permiten detectar la enfermedad en una etapa temprana. Las clínicas IMMA tienen todas las condiciones para un cómodo examen y tratamiento de la prostatitis. Especialistas competentes ayudarán incluso en los casos más difíciles.

Las características de la estructura y ubicación de la glándula prostática determinan su susceptibilidad a infecciones y procesos inflamatorios. La erosión de los signos y síntomas de la prostatitis conduce a una progresión imperceptible, complicaciones, la propagación del área afectada a los órganos cercanos. A menudo, los hombres intentan no notar las manifestaciones de la enfermedad, no quieren buscar ayuda médica. Este comportamiento contribuye al desarrollo de procesos patógenos. El porcentaje de autocuración en este caso es extremadamente bajo.

próstata normal, próstata inflamada

Acerca de la próstata

La próstata es uno de los órganos más importantes del hombre y determina en gran medida la calidad de vida.

Es una glándula solitaria ubicada en la parte inferior de la vejiga. Consta de dos lóbulos, conectados por un istmo. Funciones básicas de la próstata:

  • la producción de un líquido que diluye los espermatozoides y ayuda a crear un entorno propicio para la actividad de los espermatozoides;
  • controla la micción. La próstata está adyacente a la uretra y actúa como esfínter;
  • protege la vejiga de una infección ascendente.

Cualquier irregularidad en el trabajo de la glándula provocará problemas en la zona genital, los procesos de micción. Esto conduce a una fuerte disminución de la calidad de vida. El tratamiento oportuno de la prostatitis en los hombres evitará numerosas complicaciones y mantendrá la actividad sexual durante muchos años.

Síntomas de la enfermedad. ¿Qué buscar?

La prostatitis en los hombres puede presentarse de dos formas: aguda y crónica.

La prostatitis aguda se caracteriza por la siguiente presentación clínica:

síntomas de prostatitis
  • intoxicación del cuerpo, acompañada de un aumento de la temperatura de más de 38 grados, debilidad general, náuseas;
  • dolor intenso en la ingle que se irradia a la zona lumbar;
  • dificultad para orinar y defecar

La condición del paciente en este caso requiere hospitalización urgente y tratamiento hospitalario. En la mayoría de los casos, la enfermedad se cura por completo.

Los síntomas de la prostatitis crónica o congestiva se dividen en grupos:

  • doloroso;
  • trastornos sexuales;
  • problemas para orinar.

Las manifestaciones de dolor en la etapa inicial del desarrollo de la enfermedad se borran, pueden surgir y desaparecer de manera impredecible. Localizado en la parte inferior del abdomen, extendiéndose a la región lumbar y genitales. La intensidad puede ser baja, por lo que es posible que el paciente no preste atención al problema.

¡Importante! El dolor en la parte inferior del abdomen puede ser un signo no solo de prostatitis, sino también de otras enfermedades de los sistemas urinario, reproductivo e intestinal.

Tener problemas en la vida sexual es uno de los principales síntomas de la prostatitis congestiva. Sus manifestaciones son las siguientes:

  • disminución del deseo sexual;
  • orgasmo "borrado", falta de sensaciones vívidas;
  • erección reducida o nula;
  • dolor durante la eyaculación o la eyaculación;
  • aumento de la erección nocturna irrazonable.

La salud mental contribuye al problema. Un hombre comienza a evitar las relaciones sexuales, hay un sentimiento de ansiedad, miedo, inseguridad. Un trasfondo emocional negativo intensifica los signos de disfunción sexual.

Los trastornos del sistema urinario son especialmente desagradables. En las etapas iniciales, hay una ligera retención de orina al orinar, luego los síntomas se intensifican, aparecen dolor y escozor, una sensación de plenitud de la vejiga y un impulso frecuente. Tales manifestaciones se explican por el hecho de que la próstata agrandada comienza a presionar la vejiga y la uretra.

Se debe tener en cuenta la peculiaridad de la manifestación de estos signos: el aumento de los síntomas puede detenerse. El paciente no siente el problema durante un tiempo. Este fenómeno se explica por la respuesta compensatoria de los músculos de la vejiga. Después de un breve descanso, las manifestaciones de la enfermedad regresan, más a menudo son de mayor intensidad.

El desarrollo de prostatitis crónica en los hombres puede pasar desapercibido durante varios meses. La detección tardía amenaza con complicaciones, requiere la participación no solo de medicamentos, sino también de métodos quirúrgicos de tratamiento.

¡Importante! La prostatitis congestiva suele ser asintomática. Para detectar la enfermedad en las primeras etapas, cuando es más fácil de tratar, es necesario someterse a exámenes preventivos periódicos.

La naturaleza de la enfermedad. Factores de riesgo

causas de prostatitis

Los síntomas y el tratamiento de la prostatitis dependen de la verdadera naturaleza de la enfermedad. Hay dos motivos principales: la infección y la aparición de un proceso inflamatorio.

La proximidad de la glándula prostática a la vejiga y el canal urinario, los intestinos conduce a la penetración de agentes infecciosos en los tejidos de la glándula. Un organismo sano con una fuerte inmunidad puede resistir con éxito la infección. La próstata se convierte en una barrera protectora frente a infecciones ascendentes que pueden afectar al sistema urinario. Como resultado de estilos de vida poco saludables y congestión en la región pélvica, esta función se debilita.

Los organismos patógenos ingresan a la próstata a través de la ruta ascendente desde el pene, descendiendo desde la vejiga, a través de la sangre y la linfa. Principales fuentes de infección:

  • las más peligrosas son las infecciones de transmisión sexual. Suelen ser asintomáticos y causan un gran daño al organismo;
  • cistitis;
  • colitis;
  • infecciones del sistema;
  • complicaciones de infecciones respiratorias agudas, por ejemplo, complicaciones de bronquitis.

Las principales causas de la prostatitis están asociadas con malas elecciones de estilo de vida. La herencia y la predisposición congénita son raras.

Las características estructurales del sistema vascular conducen a la congestión en la región pélvica, la sangre comienza a circular mal, los tejidos no reciben la cantidad requerida de oxígeno, como resultado, su resistencia a las enfermedades disminuye. Además, la secreción de la propia próstata puede acumularse, lo que provoca inflamación.

La prostatitis congestiva se produce por los siguientes motivos:

  • características congénitas asociadas con la estructura vascular, tono insuficiente, válvulas venosas débiles;
  • lesiones, incluidos daños en la columna y la médula espinal;
  • hipodinámica;
  • enfermedades de la columna;
  • venas varicosas, hemorroides;
  • malos hábitos;
  • desequilibrio hormonal;
  • sobrepeso;
  • desequilibrio de sal.

Los trastornos en el trasfondo hormonal provocan cambios en la glándula prostática: un exceso de testosterona provoca su agrandamiento y una deficiencia - alteraciones en el funcionamiento.

Los malos hábitos dañan el sistema vascular. El alcohol provoca el estrechamiento de los vasos sanguíneos pequeños y la nicotina conduce a la muerte de los vasos sanguíneos. El flujo sanguíneo deficiente contribuye al desarrollo de fenómenos patológicos en los órganos, debilitando sus funciones protectoras.

La inactividad o un estilo de vida sedentario, el trabajo sentado o de pie conduce al estancamiento del líquido en la región pélvica, las venas están sometidas a un mayor estrés, como resultado se desarrollan las venas varicosas, las funciones protectoras del cuerpo disminuyen, comienzan a desarrollarse diversas enfermedades, incluida la inflamación de la glándula prostática.

Con diarrea frecuente, colitis, ingesta insuficiente de líquidos, falta de potasio en el cuerpo, existe una violación del equilibrio agua-sal, que afecta negativamente la condición de la glándula prostática.

Las causas de la prostatitis infecciosa son comportamiento sexual promiscuo, cambios frecuentes de pareja, inmunidad débil, complicaciones de infecciones comunes, hipotermia.

Las estadísticas muestran el rejuvenecimiento de la enfermedad: se registran signos de prostatitis en hombres jóvenes y adolescentes. Esto se ve facilitado por el uso de ropa y ropa interior ajustadas, hipotermia frecuente.

Medidas de diagnóstico

Durante el examen, el médico, sospechando prostatitis, entrevista al paciente y realiza un examen rectal de la próstata. El procedimiento no toma mucho tiempo y es indoloro. El paciente se acuesta de lado, el médico inserta su dedo índice en el recto. La proximidad de la próstata y los intestinos le permite evaluar su estado. Agrandamiento de la glándula, dolor al presionarlo son signos de prostatitis.

Para confirmar el diagnóstico, se realizan análisis de sangre y orina, incluso para la presencia de una infección bacteriana, una ecografía de los órganos pélvicos; estudio de secreciones prostáticas, análisis de niveles hormonales.

Tratamientos básicos

El principal tratamiento para la prostatitis es la farmacoterapia. Se prescriben antibióticos o antiinflamatorios según la causa identificada.

Complementar el régimen de tratamiento básico con complejos vitamínicos, medicamentos que fortalecen los vasos sanguíneos, medicamentos hormonales, si es necesario, inmunomoduladores. La fisioterapia tiene un efecto curativo.

A veces se prescribe un curso de masaje de próstata, que elimina la congestión, ayuda a restaurar el trabajo activo del órgano y mejora el suministro de sangre. Las revisiones de los pacientes indican la efectividad de este tipo de tratamiento. El procedimiento no dura más de cinco minutos. El masaje más eficaz en el tratamiento de la prostatitis crónica y congestiva.

¡Importante! El masaje de próstata tiene una serie de contraindicaciones. En prostatitis aguda, inflamación purulenta, tumores malignos, este tipo de tratamiento está contraindicado.

La intervención quirúrgica solo es posible en casos extremos y generalmente se realiza en pacientes ancianos, ya que después de la escisión de la parte afectada de la glándula o con su extirpación completa, pueden aparecer una serie de efectos secundarios graves:

  • infertilidad;
  • disfunción sexual;
  • incontinencia urinaria;
  • desequilibrio hormonal.

El tratamiento oportuno le permitirá hacer frente rápidamente a los síntomas de la prostatitis, para evitar complicaciones de salud y potencialmente mortales.

Medidas preventivas

Una de las principales condiciones para la remisión de la prostatitis congestiva es un estilo de vida saludable. El tratamiento farmacológico ayudará a eliminar los síntomas, pero si no se eliminan las verdaderas causas, se pueden observar recaídas de la enfermedad durante mucho tiempo. Para mantener la salud, evitar enfermedades crónicas, debe seguir estas recomendaciones:

  • tener una vida sexual regular con una pareja;
  • nutrición adecuada, evitando grasas, saladas, fritas;
  • actividad física moderada;
  • adherencia a la rutina diaria, sueño saludable;
  • dejar los malos hábitos. Como de costumbre, puede parecer, pero el alcohol y la nicotina tienen un efecto extremadamente destructivo en el cuerpo en general.
  • evite temblar, tomar descansos, calentar durante largos períodos de conducción.

¿Qué se puede hacer?

Para evitar el desarrollo de una forma crónica de la enfermedad y posibles complicaciones, es necesario someterse a un examen preventivo por parte de un urólogo dos veces al año. Es importante adoptar una actitud responsable en la elección de la clínica y el médico. El curso asintomático de la enfermedad requiere un examen cuidadoso, un complejo de estudios.

Las visitas regulares al médico no tomarán mucho tiempo, pero ayudarán a mantener la salud de los hombres en los años venideros.

18.08.2020